Categorías
Bebe Blog

EL NACIMIENTO DE MI BEBÉ «EMILY»

En este post contaré más detalladamente el nacimiento de mi bebé, como ya les había contado en el anterior post mi entrada a la clínica fue de manera inesperada ya que aún no era hora de que mi bebé naciera.

Asistí a la clínica por el sangrado vaginal que tenia, de ahí me hicieron el monitoreo y me pasaron donde la doctora,  la cual me dijo –¡ya estás en trabajo de parto!

La verdad yo estaba muy nerviosa a pesar de que sentía emoción al saber que pronto conocería a mi bebé.

El Nacimiento de mi Bebe "Emily"Después de esto me dieron una batola, y me llevaron a una camilla. Mi esposo me había dejado el celular mientras él iba a la casa por la pañalera y para que estuviéramos comunicados todo el tiempo mientras que estaba en la sala de espera y yo en trabajo de parto,.

Pero me he llevado una sorpresa cuando la enfermera jefe me dice: «aquí no puedes tener el celular llama a tu esposo y que venga por el».

Mi aburrimiento ya se hacía más extenso, y el saber que no podía comer nada, solo tomar liquido se me hacia algo difícil y el no tener a mi esposo al lado mío fue peor.

Al pasar la noche iban llegando algunos practicantes los cuales me hicieron tacto toda la noche. La verdad algo súper maluco, y no maluco porque me estuvieran revisando si no porque no era solo un practicante si no que eran diferentes.

Al día siguiente le pidieron a mi esposo todo lo de mi aseo personal. Me bañé y volví a la cama era tan aburridor estar acostada todo el santo día, me pasaban revisando la presión, me hacían el monitoreo, y yo solo oía dar a luz a otras mujeres y por mi parte no sentía dolor alguno.

Veía a mi esposo cada tres horas por cinco minutos lo cual era algo abrumador. Sabía que él no estaba a mi lado porque no lo dejaban en la clínica porque sé que si lo hubieran dejado entrar no me habría dejado sola ni un segundo.

Él siempre llegaba esos cinco minutos a darme alientos y a decirme que debíamos estar felices porque nuestra bebé pronto la tendríamos en nuestros brazos.

En la tarde me volvieron hacer el tacto y ya al ver que desde la noche anterior estaba en seis de dilatación sin dolor y sin nada el ginecólogo decidió ponerme oxitocina para que mi proceso fuera evolucionando.

A mi esposo le hicieron saber esto y le dijeron que no podía volver a verme hasta la hora que diera a luz, para mí esto fue tan espantoso porque quería tenerlo a mi lado, el para mí siempre ha sido un gran apoyo y que no pudiera estar ahí fue tenaz.

Pero vaya sorpresa se pasaron tres horas de haberme colocado el medicamento, y aun seguía en seis de dilatación al saber eso el ginecólogo decidió inducirme el parto. Empezaron a colocarme el famoso ‘pato’ cuando me hicieron esto sentí un dolor horrible y no de contracciones si  no de lo brusco que había sido aquel personaje conmigo.

Luego de esto a los quince minutos me empezaron las famosas «contracciones». Me empezó algo muy lento y al pasar los minutos sentía cada vez el dolor más fuerte, y a pesar que tenía ganas de pujar el ginecólogo solo me decía –Aún no es el momento, debes esperar un poco mas- la verdad fue una persona que no me agrado mucho, no me hizo sentir cómoda en ningún momento.

Pero siempre de lo malo hay algo bueno, pues después llegó un prácticamente, una gran persona estuvo pendiente de mi todo el tiempo en el momento que sentía dolores era la persona que me decía como debía pujar y lograba tranquilizarme. No fue de esas personas que se ponen a gritar, solo hacia lo que el practicante me decía y así todo salió bien, pues ya a la hora este personaje vio que mi bebe ya venía en camino, y alertó a todos los doctores para que atendieran mi parto.

Yo me encontraba en la camilla y una enfermera me ha dicho – bájate de la camilla y siéntate en la silla de ruedas – la verdad no sé como lo hice, sentía tanto dolor que solo pensaba en dar a luz rápido, y acabar con todo esto pronto.

Me llevaron a la sala de parto y sin decirme –MÓNTESE A LA CAMILLA- yo misma me baje rápido de esa silla de ruedas y me monté a la camilla, ya eran demasiadas ganas de pujar, sentía que Emily ya quería nacer. Luego de pujar dos veces mi bebe nació ¡FUE ALGO MARAVILLOSO!

No sé cómo explicarlo pero ver y sentir al verdadero amor de tu vida en tu pecho fue increíble. Mi bebé pesó 2400 gramos y midió 47 cm. Luego me llevaron a la camilla para esperar la habitación donde iba a pasar la noche.

A mi esposo lo hicieron pasar para conocer nuestra bebé y oh sorpresa este hombre no podía de la felicidad, lloró de la emoción la sostuvo en sus brazos y la primera caricia que tuvo con Emily fue rosándole su nariz con la de ella. Era tan pequeña que daba impresión cogerla, de ahí nos llevaron a la habitación y allí pasamos la noche.El Nacimiento de mi Bebe "Emily"

Una noche en la cual se nos hizo algo larga además que no teníamos ayuda de nadie, solo éramos mi esposo y yo. Ambos padres primerizos y con una bebé prematura pues aún más cuidados debíamos tener.

Aquella noche pasaban enfermeras revisando a mi bebé y a mí, a Emily se le bajó la glucometría por ende debíamos quedarnos en la clínica hasta que el pediatra viera la evolución de nuestra pequeña.

Al siguiente día le aplicaron las vacunas, nos llevaban el almuerzo a la habitación, bueno a mí porque a mi esposo le tocaba comprar y nos llegaron detalles de algunas marcas de pañales con sus productos.

‘’EL AMOR ENTRE UNA MADRE Y UN HIJO ES EL AMOR MAS GRANDE Y PURO QUE EXISTE EN EL MUNDO’’

Emily ya había evolucionado en su glucometria y el pediatra decidió darnos de alta. Llegué el jueves 19 de noviembre a las dos de la tarde y salí el domingo 22 de noviembre a las cuatro de la tarde con mi bebé en brazos y muy feliz a pesar de todo.

El Nacimiento de mi Bebe "Emily"

21 respuestas a «EL NACIMIENTO DE MI BEBÉ «EMILY»»

Ohhhh que bonito! La verdad entiendo todo lo que dices pues yo vivi algo similar, aunque bueno el movil no me lo quitaron, ja,ja,ja, decían que interfería con las señales de los aparatos, no sé yo, ellos bien que los llevan. Y lo de no dejar entrar a los padres lo veo decimonónico, en mi caso acabé en cesarea y por eso no pudo entrar pero en un parto normal? eso no es un parto respetado, la verdad. Lo bueno es que al final tienes a tu pequeña y es lo mejor del mundo, a que sí? Enhorabuena!!!

Que experiencia tan bonita, el estar consciente todo el tiempo y darse cuenta de lo que pasaba se me hace muy chevere.
Me pareció algo agónico el estar sola en esta espera, encima con la falta de alimentación, pero al fin todo salió muy bien y Emily goza de excelente salud.

Se me han puesto los bellos de punta, ha sido una historía preciosa, con cosas buenas y malas pero con un resultado fantástico… Emily.
Enhorabuena!

A veces el parto no es lo que te esperas, porque si ya de por sí te venden el parto como algo doloroso si le unes un par de practicantes desagradables ,alguna experiencia dolorosa y menosprecios…es peor de lo que te habían contado. Mis partos tampoco fueron la panacea, mucho menosprecio diciendome: «deja de quejarte, que no es el primero» en el caso del segundo y en el parto del primero me dijeron que era muy joven por tener 20 años, que qué pena. Pues bien empiezas tu maternidad si te fastidiad así. Menos mal que aguantar a gente desagradable y dolores tiene una recompensa que hace que te olvides casi al instante del mal rato. Un beso

Uhmmm vaya faena, gracias a Dios todo salió bien y en la medida de lo posible no fue tan terrible ni traumático. Me alegro que todo haya salido como tenía que ser y que ahora Emily este tan bella y radiante gracias a ese último empujón 🙂

Que experiencia más bonita y especial, es inolvidable !
Tuviste mucha suerte de tener un parto sin muchas más complicaciones, sana y estaban todos pendientes de ti.

Que bonito, lindas fotos de la bb y sus piecesitos.

Saludos !

Es un momento muy especial, que creo que sólo lo podemos entender las que somos mamas. Yo pensé de todo, quería verla, tenía miedo…. Muchas emociones juntas desde luego, y ahora… tengo a mi peque, porque para mi siempre sera mi «peque», ya en la cama, rodeada de muñecos pero ya durmiendo.

Bienvenida a la pequeña Emily, y felicidades a los padres, que disfruten y colmen de amor a esa princesa ^.^ ufff recordar el trabajo de parto y rememorar todo lo que te pasa por la cabeza deseando que ya acabe todo el dolor, es increíble, y es admirable como nuestro cuerpo, que luego de estar sujeto a tanta presión,olvida todo ello para centrarse en la nueva vida. Es definitivamente maravilloso.

Tardo un poco, pero que bonito, el tener a tu hijo/a en tus brazos debe ser algo maravilloso. Me ha encantado el relato. son muchas emociones a la vez, ahora toca disfrutar del bebe. Enhorabuena.

Todo merece la pena… sobre todo cuando miras a tu precioso bebé 🙂

Yo recuerdo el día del nacimiento de mi hijo como uno de los mejores-peores de mi vida. El dolor de las contracciones me mató, pero el poder ver y tocar a mi Alejandro fue y será siempre lo mejor de toda mi vida. No lo cambio por nada 😀

Por cierto, muchisimas felicidades y disfrutadla mucho, que el tiempo pasa muy deprisa!!

¡Hola!
Yo no se lo que se siente cuando se tiene un hijo. Soy joven y por el momento no entra en mi planes tener un hijo. Requiere de una gran responsabilidad y tener instinto maternal 🙂

Pero me imagino que después de todo lo que se pasa en esos 9 meses, debe de ser una experiencia increíble poder ver a tu hijo 🙂

A pesar de todo, como dices tú, tienes una bebé hermosa y lo de prematura, muchas veces no hacen nada más en el vientre materno y nacen, luego fuera aumentan de peso y crecen sanos y felices. Me alegro de que por fin la tengas en casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *